Albarero antiguo

Un albarelo es un recipiente de cerámica de forma cilíndrica, usado sobre todo por los boticarios, con un ligero estrechamiento en la parte superior y en la base, provisto en ocasiones de asas.

De origen persa (siglo XII), estuvo muy difundido en Europa a partir del Renacimiento, primero en España (cerámica morisca del siglo XV) y posteriormente en Italia (cerámica de Faenza y Urbino de los siglos XV y XVI.

Los albarelos se utilizaban para almacenar y clasificar los productos químicos, plantas medicinales y todas aquellas pócimas y brebajes que constituían la farmacopea primitiva.

La relación entre la cerámica y la actividad del farmacéutico ha sido muy importante, surgió de la necesidad de este de conservar lo mejor posible los preparados farmacéuticos en continentes adecuados, funcionales y que fueran cada vez más impermeables.

Para el farmacéutico, durante siglos el botamen y el utillaje farmacéutico no solo fueron objetos imprescindibles para la actividad farmacéutica si no también un modo de lucir su belleza y la de la propia oficina de farmacia.